Gracias vida

Querida Vida: ¡Claro que te he disfrutado! A ratos he sido feliz, me he divertido, me han ocurrido cosas maravillosas, otras no tanto, he ganado amigos y he perdido uno, el mejor, que madrugó demasiado para dejarnos. Sin embargo, en el cómputo general, la cosa no me ha ido tan mal contigo. Por poner un …

Mi otro yo

Acabo de verlo. Igual que ayer. Igual que todos los días desde que tengo uso de razón. ¿Qué será de él cuando salgo de la habitación y apago la luz? ¿Seguirá viviendo mi vida con el único cambio de su derecha por mi izquierda o, por el contrario, tendrá una vida propia, independiente, a la …

Trueque

Cuando se levantó, después de haber dado dos bocados a un pedazo de liebre y un sorbo de vino, me di cuenta de que sus ojos no eran los de un hombre corriente. —Gracias por la cena, Daniel, hoy seguirá siendo un buen día para ti —dijo antes de desaparecer en la oscuridad del bosque …

En un lugar de su alcoba

El cálido ambiente del interior no tuvo nada que ver. Ni el porqué: aquella magnífica chimenea central negra, de forja, con un interior tan ardiente que serviría para rendir pleitesía al mismísimo ángel del Averno. Tampoco la decoración, rectilínea, algo a priori de mi agrado, pero a la que la manifiesta falta de luminosidad, quizá …

Catorce es el número justo

«Otro año que termina. Otra Navidad. Otra cena de empresa imprevisible. Y yo… yo cada año más idiota. Me pasé seis meses organizando la que debería ser la cena de empresa perfecta, ¿para qué?, para incumplir, a la primera de cambio, el primero y más importante de todos los preceptos; jamás llegues tarde a una …

Turpial

Después de quince años observando a la mujer desde mi ventana, hoy, por primera vez, la he visto cambiar su rutina. Al principio era el morbo de verla salir a la terraza porque solía hacerlo solo en ropa interior. Incluso, algunas veces, muchas, la vi salir desnuda. Reconozco que eso fue lo primero de ella …

Autólogo

No resultaba fácil. Cada día lo veía perder un trocito de él. Un día, la pérdida, era un recuerdo, al siguiente un gesto, al otro su pulcritud en el aseo. A veces recordaba episodios de cuando era un niño. ¡Un niño!, si habían pasado más de sesenta años desde entonces y, sin embargo, otras veces, …

Trípoli

Poco después de lo que aconteció, alguien que me quiere bien, me recomendó asistir a este tipo de reuniones. Al principio pensé que eran tonterías, que a alguien pragmático como yo no podría afectarle aquel extraño suceso. La realidad era otra. Lo hizo de tal forma que, sin ayuda, hubiera sido incapaz de salir del …

Areómetro

Apenas un roce en el cuello le bastó para saber que el hombre que yacía sobre el sofá llevaba algunas horas muerto. Más allá de la falta de pulso en la carótida, la rigidez y el frío instaladas en el cuerpo también hablaban de su incompatibilidad con la vida. —¿Hay testigos? —preguntó Sanabria. Un arqueo …

Zangolotear

Soy una oreja. Lo has leído bien. Oreja. No hubiera hecho falta entretenerte más de la cuenta para entenderlo, ni volver atrás a releerlo, si eso es lo que has hecho. Pero no quiero dar lugar a malas interpretaciones. Ni mi interior está hecho de cartílago, ni tampoco estuve nunca pegada a una cabeza. Unida …